El Valor de la Tora es Incalculable

Esta escrito en el Talmud (Shabat 88,b): “Dijo Rabi Yehoshua Ben Levy: “En el momento que subio Moshe a recibir la Tora al monte de Sinai, dijeron los angeles delante de D—s, Creador del mundo; que hace un ser humano dentro de nosotros? Les Respondio (D—s): viene a recibir la Tora!! le dijeron La Tora que es tan preciada y que la tienes guardada durante 974 generaciones desde antes de crearse el mundo, Piensas darsela a un ser humano?…Quien es el ser humano para que te recuerdes de el…Da tu tesoro al cielo (a los angeles)”.

Aparentemente no se entiende toda esta conversacion de los angeles con D—s, por cuanto que la Tora era destinada al Pueblo de Israel como esta escrito: “Y cuando saques al Pueblo de Egipto, serviran a D—s en esta montana (Sinai)…”

A su vez cabe preguntar acaso los angeles no sabian que hay muchas mitzvot que solo pueden ser hechas por los seres humanos (Respetar al padre y a la madre, Kashrut, Tefilim, Tzitzit, etc…)?

Para poder entender esta conversacion traeremos una parabola de Rabi Yaacov MiDuvna z”l:

Era una vez un Rab. Grande el cual era el guia y dirigente de una cuidad muy grande durante muchos anos. Se esforzo mucho para que las personas estudien Tora y la cumplan, cuando llego a la vejez quizo descansar un poco y decidio mudarse a un pueblo mas tranquilo. Les escribio una carta a los dirigentes de ese lugar para que lo acepten como Rab.

Antes que nada, reunio a los dirigentes de la ciudad para pedirles permiso, y ellos al escuchar la voluntad del Rab. Le dijeron: “A pesar que es muy dificil para nosotros separarnos de Ti, si esa es tu decision, te deseamos mucha suerte. Cuando recibio permiso les escribio a los dirigentes del pueblo, y estos al escuchar la noticia se llenaron de alegria y le mandaron carrozas para buscarlo a el y a toda su familia.

Al llegar las carrozas, vinieron todos los dirigentes de la ciudad e imposibilitaron el viaje de su Rab.. El Rab. No entendio lo que estaba pasando y les dijo: “Acaso no les pedi permiso para irme y todos me dijeron que si, entonces porque ahora se anteponen?”.

Le respondieron, nuestra intencion no es la de impedirte, sino desearte buen viaje. Al ver como los emisarios del pueblo estaban preparando todo volvieron los dirigentes y empezaron a gritarles: “Dejen a nuestro Rab., no se lo lleven y los emisarios fueron a quejarse con el Rab. de lo que le hicieron, el Rab. los mando a llamar y les pregunto que es lo que estan haciendo?

Ellos le dijeron: La verdad es que todo lo que hemos hecho es para honrarte, por cuanto que tu le mandaste una carta personal a los dirigentes del Pueblo, no queriamos que ellos piensen que nosotros te estamos despidiendo y que tal vez el dia de manana se arrepientan de haberte aceptado, por lo tanto les queriamos demostrar que tu eras muy valioso para nosotros y que nos cuesta mucho tu separacion.

El mensaje es que seguro que los angeles sabian muy bien que D—s nos queria dar la Tora a nosotros, y apesar de eso ellos pelearon por ella para que no llegasemos a pensar que la Tora no tiene valor, porque podiamos haber dicho si la Tora es tan valiosa, como puede ser que los angeles la dejan soltar tan rapido.

La  Tora no tiene precio, no podemos ofrecer un precio por ella ni tampoco podemos medir su valor autentico, ya que D—s veia la Tora y creaba el mundo. “Sabiduria (Tora) adquiristes no te hace falta nada, te falta sabiduria que adquiristes?”.

Esta escrito en el Pirke Avot (3, 17): “ El pueblo de Israel son  queridos ya que les dieron el objeto preciado (Tora), mucho aprecio les demostro (D—s) al darles la Tora con la cual fue creado el mundo…”, explico el Ben Ish Jai z”l: “ El pueblo de Israel son  queridos ya que les dieron el objeto preciado (Tora)” Gratis, y si me vas a preguntar el hecho que la Tora fue dada gratis, nos demuestra que no tiene mucho valor, por cuanto que generalmente los objetos muy valiosos valen caros, por eso continua la mishna diciendo: mucho aprecio les demostro (D—s) al darles la Tora con la cual fue creado el mundo.

Quiera D—s que siempre valoremos el Gran Tesoro que tenemos en nuestras manos.

Print Friendly
This entry was posted in Shavuot and tagged , , . Bookmark the permalink.