«

»

Apr
06
2011

La culpa no siempre la tienen los demas

“Y vino Moshe y Aharon a la tienda de campana y salieron y bendicieron al pueblo y aparecio la honra de Hashem sobre todo el pueblo” (Vaykra 9, 23).

“Por cuanto que vio Aharon que sacrificaron todos los sacrificios (que les encomendo Moshe para inaugurar el santuario y lograr bajar el Resplandor Divino ) e hicieron todos los actos y no bajo el Resplandor Divino sobre el Pueblo de Israel, se puso triste y dijo: “Yo se que  tengo la culpa que Hashem este molesto y no quiera reposar su Resplandor Divino sobre el Pueblo…(Rashi)”.

HaRab. Levovitz Z”L en su libro “Daat Jojma”, nos explica que la actitud tomada por Aharon de echarse toda la culpa, contradice el comportamiento del ser humano, el cual siempre trata de que cuando ni D—s lo quiera pasa algo malo, echarle la culpa a las otras personas en vez de asumir su responsabilidad y decir seguramente mis errores causaron esta mala situacion.

Este comportamiento ocurre incluso con los problemas personales, siempre queremos buscar que alguien externo a nosotros fueron los  causantes de  dichos problemas o dichas situaciones, cuanto y mas cuando le ocurre algo malo a un grupo de personas, se nos hace mucho mas facil encontrar a un culpable por cuanto que muchas personas estan involucradas en el asunto y a su vez nadie quiere verse como el culpable de causar sufrimiento a un grupo de personas.

Cuando Aharon vio que el Resplandor Divino no bajo, se entristecio y no le echo la culpa a los demas, a pesar que en aquel momento habian  pecadores mas grandes que el dentro de el pueblo, sino que el se echo la culpa y se avergonzo por lo que hizo.

De todo esto debemos aprender por lo menos, que cuando nos ocurra algun problema o alguna situacion delicada  ni D—s lo quiera, tenemos que  preocuparnos y pensar tal vez yo tengo parte en el problema (por ejemplo, al haber una discusion no debemos pensar que el otro tiene la culpa de todo…, al estar en la calle y se nos mete un carro, no pensar que los otros estan  siempre mal y yo estoy siempre bien y por lo tanto le grito, cuando ni D—s lo quiera pasa algo malo, no ponerse bravo, sino por el contrario reflexionar porque me paso esto a mi, que pude haber hecho que causo esta situacion) y si no hubiese hecho transgresiones, no hubiese ocurrido tal situacion.

A su vez podemos aprender de Aharon, un gran mensaje para el momento en que la persona se encuentre en una prueba si hacer un acto malo o no. Pensar, al hacer un acto malo esto podria causar un sufrimiento para el Pueblo de Israel, por lo tanto no me conviene hacerlo.

Parecido a lo que hemos dicho, nos explica el Rab. Markovitz Shlita, podemos aprender tambien para el mejoramiento de nuestras cualidades y nuestro cumplimiento de Mitzvot que no debemos de esperar a que las demas personas empiecen, para nosotros seguirlas.

Esto lo podemos aprender con una parabola:

Una noche estaba un papa con su hijo, el papa queria dedicarle un tiempo a su hobbie y su hijo no lo dejaba concentrarse, que hizo el papa?, se le ocurrio agarrar una revista la cual tenia en una de las paginas el globo terrestre con todos los continentes dibujados, arranco esa pagina y corto la hoja en pedazitos y le dijo a su hijo: “ven!, toma y arma el rompecabeza”, el papa penso que esto lo iba entretener un buen tiempo y resulto que despues de unos minutos volvio el hijo sonriendo con el rompecabeza en las manos diciendo: “Mira Papi, Mira Papi ya lo tengo listo!!!”, el papa se quedo asombrado de la rapidez de su hijo y le pregunto: “Como pudiste armarlo tan rapido?”, el hijo le respondio: “Papi, el secreto estuvo en que la pagina de atras del globo era un cuerpo humano, el cual es mucho mas facil armar…”

El gran mensaje es que en muchas oportunidades nosotros esperamos que los demas tengan la iniciativa de empezar a mejorar y ellos a su vez tambien esperan eso de los demas y como resultado el mundo nunca avanza y nunca mejora, pero si cada uno dice Yo voy a dar el ejemplo y voy a tratar de mejorar cierta cualidad, que diferente seria todo (que ejemplo tan bueno seria para  nuestros hijos cuando ellos vean que incluso sus padres estan dispuestos a cambiar  o tan solo a mejorar un poco cierto rasgo de sus vidas) y por supuesto que cuando cada uno  mejore y cambie para bien a su vez el mundo va  a estar construido de una Buena manera.

Otro mensaje que podemos obtener de esta parabola, es que muchas veces nosotros queremos cambiar  a las demas personas, pero tenemos que saber que la unica forma de ayudar a cambiar a los demas, es primero creciendo cada uno como persona aumentando en el cumplimiento de mitzvot y actos bondadosos.

PrintFriendly